Compartir

¿Lo amas o lo odias?

El elemento químico con número atómico 55,  Cesio, cuyo símbolo químico es Cs, es el más pesado de los metales alcalinos en el grupo IA de la tabla periódica.  El Cesio, es un metal blando, ligero y de bajo punto de fusión que al ser expuesto a … Momento, en este punto te estarás preguntando ¿De qué carajos está hablando (o mejor dicho escribiendo) este loco? y tienes toda la razón en estar molesto y confundido, pues el elemento 55 del que te debería estar platicando, está muy lejos de una aburrida lección de química.

Ahora con el objetivo bien claro empecemos nuevamente. El sneakergame, cual reacción exotérmica, ha estado candente desde el año pasado. La competencia con lanzamientos ha sido una contante batalla (en buen aliad), para medir el poder de quién es quién dentro de este hermoso juego. Y uno de los contendientes a resaltar es Nike, quien mes tras mes no deja de sorprendernos con sus nuevos lanzamiento y colaboraciones.

Esta ocasión es el turno de platicar del Nike React Element 55 (ahora podrán entender un poco más mi confusión con el Cesio), que ha causado opiniones divididas. 

Definitivamente por su construcción en malla en la parte del upper, retoma un sentido más tradicional de calzado, a diferencia de su hermano el Element 87. Gracias a esta malla, la apariencia de los Element 55 da una sensación de suavidad y elasticidad, cosa que uno siempre agradece en un par de sneakers pues estas dos características son directamente proporcionales a la comodidad.

Al igual que su hermano (Nike React Element 87), los Nike React Element 55 presentan una  banda y estabilizador en la zona del talón y el panel ondulado de refuerzo para los ojales. 

De igual manera conservaron el muy peculiar  midsole de la línea Element, con espuma React en efecto taladrado, que a mi consideración , es el factor que genera opiniones divididas en cuanto a gusto por su diseño.

Sin lugar a dudas los Nike React Element 55, poseen una tecnología y linea de diseño bastante especiales, que te harán amarlos u odiarlos. Pero de lo que puedo estar seguro, es que son uno de esos pares que jamás pasará desapercibido. 

¿Y tú, los amas o los odias?


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *